Como ocurrió con los ferroviarios que trabajan para la empresa SELF SA, las patronales buscan atacar la herramienta sindical, en Mantex, en Bimbo, en Bonjour y Tunessi, en Roemmers, en Cidesol , en la Universidad Católica y en montones de conflictos que la prensa capitalista silencia.

Fingen reestructuras, lloran que los números estan en rojo, inventan irregularidades que después no pueden demonstrar y despiden “vaya casualidad” a los trabajadores sindicalizados, si es un delegado mejor.

Es lamentable que desde el gobierno en los conflictos del sector público, también se empleen mecanismos de represión sindical, como el decreto 401, la esencialidad, el fomento de sindicatos amarillos y la constante violación de la ley de negociación colectiva.

En el caso del ferrocarril desde el ministro Victor Rossi, pasando por Wilfredo Rodriguez y Fernando Valls, no han hecho otra cosa que atacar al sindicato con saña y arrogancia, mintiendo, fomentando el amarillismo y el acomodo.

Todos ejemplos que toman los patrones del sector privado, cuando ven que el patrón más grande del país, que es el estado,  por medio de los minsiterios borra con el codo lo que escribió con la mano en el parlamento cuando se aprobó la ley de libertad sindical.

Es un claro avance de las patronales y el Ministerio de Trabajo mira para el costado, es más hasta se ofende si los trabajdores se enojan ante tanta injusticia.

Solo la lucha podrá revertir estos procesos y cuando la correlación de fuerzas es muy desfavorable, es deber de la clase acudir a rodear los conflictosde nuestros hermanos.

Es hora también de dejar en claro que el aparato represivo montado supuestamente para combatir el narcotráfico, esta siendo utilizado para amedrentar a los trabajadores y en el conflicto de bimbo, sin intervención del fiscal , el grupo GEO se presentó para obligar a los trabajadores a liberar el portón de la empresa multinacional, se le estan viendo las patas a la sota y la “justicia” y la policía se ponen del lado del patrón como siempre.

La justicia se pone del lado del poderoso, en Fripur los Fernández vaciaron la empresa, dejaron a mil trabajadoras en la calle y no hubo de parte del Banco Central ningún impedimento para que el capital saqueado se invirtiera en parques eólicos, que privatizan la generación de la energía eléctirca.

Tampoco en Polo la jusitica investigó a los que vaciaron la empresa, pero si se dedica a intimar pagos de energía eléctrica a la cooperativa que autogestiona las máquinas abandonadas.

La suerte está echada, vienen por el movimiento sindical, las inversiones de las multinacionales exigen ahora claúsulas de paz, las privatizaciones buscan apoderarse de nuestros recursos y barrer a los sindicatos, a enfrentarlos con organización, unidad y lucha.

Desde la Unión Ferroviaria seguiremos aportando nuestro modesto granito de arena, en apoyo a los conflictos de nuestros hermanos de clase, arrimándonos a las carpas, llevando algún comestible y difundiendo las luchas de la clase obrera organizada.

Basta de represión antisindical en el sector público y privado.

Basta de engordar patrones.

A rodear los conflictos con solidaridad.

Arriba los que luchan!!!